viernes, 4 de abril de 2014

Autodestrucción III

Siempre llevaba pintados los labios de rojo y un cigarrillo en la mano derecha, pese a que era zurda. Se sentaba cada noche en la esquina de la barra del mismo bar. Tarareaba las canciones que sonaban e imaginaba que formaba parte de las conversaciones que la envolvían. A veces, se sentía prisionera de miradas ajenas cargadas de deseo. Coqueteaba a base de sonrisas y dar sorbos al ron que había conquistado su copa.

Sabía que la belleza no era lo que destacaba en ella, por eso potenciaba su oscuridad. Le gustaba jugar de cama en cama y no era raro que, tras cada batalla, saliera con alguna herida. Alguna fue tan profunda que siguió goteando hasta el final. Quizá fue lo que la desangró. Tampoco era extraño que sus manos acabaran teñidas de esta sangre cuando la madrugada le acariciaba despierta y sola. Entonces, ella se encargaba de lamer esa sangre hasta que el corazón se le paraba unos segundos y gritaba presa del orgasmo.

Siguió yendo a aquel bar. Nunca creyó en los cuentos de hadas y le aburrían los príncipes azules, pero eso no le impedía esperar cada noche que alguien le cogiera la mano y la llevara lejos de allí. Solo consiguió llegar a camas que la seguían rechazando la mañana siguiente. Hubo un día en el que el camarero con el que tantas veces había cerrado el bar la empezó a echar de menos, aunque otras ocuparan su asiento y se dejaran el carmín sangriento en las mismas copas que ella.

4 comentarios:

  1. Te informo en nombre de Jesús (ahí arriba) y mío, que tu entrada ha sido premiada por la Biblioteca de los Posts Perdidos: http://direc-torio.blogspot.com.es/

    El premio es símbolico, toma la runa que hay en el blog y pégala en el tuyo, enlazando la imagen.
    Ya formas parte de la Biblioteca de los Posts Perdidos.

    ¡Enhorauena!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, bienvenida al selecto club de la BdlPP http://direc-torio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar