viernes, 28 de septiembre de 2012

Lluvias que traen fiestas


Pañuelo de la FM 2012 de El Prat y las entradas para el partido de la tercera ronda de la  Copa del Rey

La lluvia de esta mañana nos ha puesto sobre aviso: ¡empieza la Festa Major de El Prat 2012! El pistoletazo de salida será esta noche a las 21h en la Plaça de la Vila con el pregón de los capitanes del A.E. Prat, Jaime y Toni Texeira.



¡A disfrutar!



lunes, 24 de septiembre de 2012

Pastillas para no soñar


Pastillas para dormir, pastillas para no dormir, pastillas, en definitiva, para sobrevivir. ¿Qué nos queda? Vuelven a rodar las lágrimas y sobre ellas dibujamos sonrisas que acaban como el papel mojado. Las noticias siguen siendo terroríficas y absurdas; duelen. Las calles empiezan a hervir y la cola del INEM cada día acoge a los nuevos con azotes. Ya no queda esperanza, o eso nos venden, porque sí, ya todo se vende, incluso los sueños, y lo que es peor, la libertad, también la de soñar. Cantamos y el miedo nos enmudece. Apenas sentimos las caricias de consuelo y el placer es para los demás, los otros. Los otros, los de allá a los que les negamos que sean de acá, las minorías, los débiles, siempre cargan con la culpa. Desde abajo, con el descaro que proporciona la miseria, señalamos a los culpables de verdad,  a esa minoría intocable. Despedimos con alegría a los políticos que por algún motivo se marchan y le damos la bienvenida con resignación a los nuevos ladrones, guante blanco incluido.

Nos abandonamos, y al de al lado, y al que está lejos. Hobbes contra Rousseau una vez más. Nos pisotean, y lo que es peor, nos dejamos pisotear. Miedo, miedo y miedo: esa palabra maldita que nos acobarda. La música ya no suena, nos la apagaron y el teatro bajó el telón porque no le cuadraban las cuentas. Los carritos de la compra se roban por necesidad y a los necesitados queremos sentarles en el banquillo, mientras los del guante blanco siguen de comilonas y paseándose en sus yates a la vez que nos piden a todos remar. Yo me bajo del barco. Quiero pastillas para no soñar porque hace tiempo que inicié el camino para convertir mis miedos en realidad. A la palabra utopía le busqué sinónimos como esfuerzo, lucha y, finalmente, felicidad.




viernes, 21 de septiembre de 2012

Recordar



POLICIA-¿Tienen cámara de vídeo?
RENNE-No, Fred las odia...
FRED-Me gusta recordar las cosas a mi manera
POLICIA-¿Qué quiere decir?
FRED-Las recuerdo a mi modo, no necesariamente como hayan pasado...



Carretera perdida, una de esas películas que podría ver millones de veces sin cansarme de ella.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Músicas y amistades verdaderas


Con la entrada de Twitter en nuestra vida, pudimos ponerle color, cara y palabras al pajarito que le contaba todo a la persona que menos debía hacerlo. Y es que esta red social, con muchos admiradores y detractores, nos sirve para enterarnos de absolutamente todo, incluso antes de que pase. Algo así sucedió con la presentación de Más de cien verdades en Barcelona, el libro del músico y compositor Pancho Varona, con la colaboración de JuanP Holguera.

Aprovechando los conciertos en el Palau Sant Jordi de la gira Dos pájaros contraatacan, con Sabina y Serrat al frente, la pareja artística y de amistad desde hace treinta años de Sabina, aprovechó para presentar su libro en la ciudad condal. Varona, además, tuvo a bien avisar por Twitter y Facebook de la presencia del maestro del bombín y autor del prólogo y de las ilustraciones de Más de cien verdades. SEGUIR LEYENDO AQUÍ.

martes, 18 de septiembre de 2012

Sonreír siempre



Hasta cuando nos roban.

Podéis encontrar este cajero en la oficina de Catalunya Caixa de la Avinguda Verge de Montserrat (El Prat de Llobregat).

viernes, 14 de septiembre de 2012

Historia con denominación de origen Pota Blava

El A.E. Prat sigue haciendo historia. El pasado miércoles los pratenses derrotaron al mítico Real Oviedo en el Carlos Tartiere, y por primera vez en la historia del club, jugarán la tercera ronda de la Copa del Rey. El partido se disputará en el Sagnier el próximo 17 de octubre y el rival a batir esta vez será el Llagostera.

Lo que estos chicos están consiguiendo es increíble, un sueño para la ciudad. Tras finalizar la agónica tanda de penaltis en el Tartiere, los gritos de euforia, los cláxones de los vehículos e incluso algunos petardos fueron los encargados de hacer sonar una maravillosa melodía por todo El Prat.

Tampoco hay que olvidarse del trabajo que están haciendo los compañeros de El Prat Esports, quienes, con José David Muñoz a la cabeza, han sido y son nuestros ojos durante los partidos. Son un claro ejemplo de que los medios locales son necesarios y que con muy pocos medios se puede hacer un grandísimo trabajo, por eso, y pese a la euforia, o tal vez por ella, José David reivindicó el papel de los medios de comunicación públicos y de calidad, los cuales, desgraciadamente, cada vez son menos, y de calidad, mejor no hablemos.

Pase lo que pase el 17 de octubre, lo que este equipo ha conseguido no podrá olvidarse con facilidad. Si conseguimos pasar de ronda y enfrentarnos a un equipo de primera que la temporada pasada consiguió estar en los puestos europeos, será una guinda estupenda para el pastel, pero si no pudiera ser, no hay que desanimarse ni dejar de apoyar a estos chicos que partido a partido están escribiendo una historia de ensueño. ¡Felicidades, campeones!


Montaje de los penaltis con la narración de El Prat Ràdio.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Ayrton Senna



Documental altamente recomendable, tanto para los frikis del motor, como es el caso de la que escribe, como para los que no lo seáis. Al llegar a casa no pude evitar releer el maravilloso poema que Mariel Manrique le dedicó:

Yo te amé en la curva de Tamburello.
No era un buen lugar, lo sé.
Dios se retira en la curva cerrada de Tamburello.
Pero hay que amar aun contra todo pronóstico,
mientras Dios contempla el desastre desde boxes,
con el uniforme de la escudería y la espalda tiesa
en su silla de ruedas.
Sabía que mi máquina no era muy segura.
Yo te amé sin estar segura, de nada.
Con mi máscara antiflama de momia egipcia,
de anónima quemada, de recién operada del cerebro.
Llevaba las piernas en horizontal, hacia adelante,
como dos arbolitos aplicados,
que se esmeran por no estar nerviosos
y están tan rígidos como si estuvieran muertos,
tan obedientes que no pueden soltarse ni salir
de la cabina, de la cuna, del féretro donde se han metido.
Yo te amé en la curva cuando no llovía
(y mi especialidad era conducir bajo la lluvia).
El cielo hacía una tremenda vertical,
corría a toda velocidad hacia mis ojos,
era una pared de cielo.
Yo parecía volar pero estaba quieta.
Solo movía los brazos en el momento exacto,
para evitar salirme de la pista,
entregada al cero del volante,
a esa corona, a esa certeza humilde
a la que me aferraba
como si fuera mi madre, o una vida
donde las madres son jóvenes y cuerdas
y pueden leer la desesperación de esto que somos,
guardarse el karting para otro hijo varón,
retirarnos airadas del entrenamiento,
bellas y enfurecidas, rescatarnos
del lobo de la curva de Tamburello.
Yo te amé durante toda esa noche,
recorté figuritas y las pegué en el álbum,
me dibujé en la frente la inhallable,
la que nunca te sale aunque cambies de barrio
para encontrar el sobre de la divina providencia.
Yo te amé aunque supiera
que las figuritas salen de una fábrica,
que no hay azar sino cálculo en las fábricas
donde tosen los niños
que después no pueden soltarse ni salir,
piensan que hay que pagar un precio terrible
para tener un cuaderno y un oficio,
entregar algún órgano a cambio de un poco de respeto,
una muda de ropa y esas cosas
que de pronto se vuelan como el techo de una casa
en el tornado de la curva de Tamburello.
Mi padre confía en que encabece el pelotón,
mi hermana me acaricia el pelo que brilla,
me hunde la mano en el pelo y lleva
mi cabeza hacia atrás, dice que ella no tiene miedo.
Pero yo sí. Ya le avisé a Dios. Ya le conté
que está máquina tiene un serio problema de estabilidad
(como si no supiera, como si no la hubiera diseñado al milímetro).
Los machos se calzan sus cascos, escupen el cemento, se pasean,
compiten por el favor de sus sponsors.
Me cubro la cara con las manos.
Dejo que me vistan, que me entuben.
De algún modo he pedido la curva de Tamburello.
Yo te amé con las cartas marcadas y fue mi decisión
acelerar en la curva, no lo culpes a Dios porque no estaba
cuando me puse este cuerpo que me dio.
Ves que no tengo marcas, no me quebré ni un hueso,
salí sin un solo hematoma, sin una sola herida cortante,
húmedo y tierno como un recién nacido,
alzado en helicóptero, dormido,
retirado del daño de Tamburello.
Ya no me pego al piso, ya no estoy a ras de la tierra.
Yo te amé con una pieza mecánica
atravesada en mi cráneo de muñeca.
El amor se puede tocar, es como una placa de titanio.
Te he visto inclinarte sobre mí,
deshacer la materialidad del amor,
hacerlo estallar, hacerlo esquirlas
que saltan y cruzan el foso
que separa a la pista de los débiles.
Para que algo sintiera de ese polvo,
de ese horroroso impacto contra un muro,
que algo me sostuviera en ese choque frontal
contra los huérfanos,
los desterrados de todas mis edades.
Pero el amor es un hilo cortado
a la altura de la curva de Tamburello.
Qué fue lo que viste que jamás podrás contarme.
Qué fue lo que no viste, lo que no estaba ni siquiera ahí.
De algún modo debiste sonreír aunque no hubiera nadie.
Yo te amé sin haberte conocido,
como se ama a un fantasma o un reflejo,
no puedo pedir más,
yo soy, también, una imagen,
una fosforescencia, un humo,
la probable composición de una figura
que no podrás pegar en un álbum,
el ruido de un motor que se aleja
cuando parece irrumpir, una máscara
de niña-piloto de tormentas,
toda esta lluvia que cae en silencio
sobre la curva
quieta y vacía de niños,
la irreductible soledad de Tamburello.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Pensamiento crítico, la base de nuestra supervivencia


La Literatura durante mucho tiempo fue considerada una disciplina elitista, digna de las clases pudientes. Con el paso de los siglos y con la escolarización de los niños de clase media e incluso, afortunadamente, de los más pobres, leer libros ya no era algo extraño ni típico de ricachones, sino que la lectura fue básica para que la gente, independientemente del dinero que llevara en la cartera, pudiera tener un cierto criterio, por lo tanto crecer, lo que nos ha llevado a pensar en muchas ocasiones, así pues, a desarrollar un pensamiento crítico ante nuestra sociedad.

Hace unos días un portavoz de Hacienda justificó la subida del IVA en productos culturales diciendo que la Cultura es espectáculo, y en parte tiene razón. Claro que la Cultura es espectáculo; es el maravilloso espectáculo del aprendizaje y aprender es básico para sobrevivir, y más en estos tiempos en los que la libertad de expresión está viviendo uno de sus mayores azotes. Aprender a pensar es tan importante como respirar. Seguramente muchos de ustedes pensarán que estoy exagerando, pero yo dudo que la ignorancia dé la felicidad, es más, lo afirmo. SEGUIR LEYENDO.

lunes, 3 de septiembre de 2012

La niña siria

Fotografía extraída de Google Imágenes

Caemos y nos derrumbamos. Provocamos guerras civiles dentro de nosotros; el cerebro por un lado y el corazón por el otro, por ello necesitamos pastillas para sobrevivir, cada vez más. Tenemos que salvarnos de nosotros mismos, rearmarnos para no dejar de soñar despiertos, para seguir jugando con aquellos niños que algún día fuimos. Hagámosles revivir para dejar de escondernos y sobrevivir. Vivamos, simplemente eso. Seamos como la niña siria, que pese al esfuerzo que le supone conciliar el sueño cada noche y el milagro de abrir los ojos un día más, pisa las ruinas de su casa y mira desafiante al futuro.