jueves, 29 de marzo de 2012

29-M, Huelga General

Hoy delante de la Subdelegación del Gobierno, Girona
Hacer huelga es un derecho de los trabajadores que empieza estar en peligro, pero en todo caso, sigue siendo una decisión de cada uno, por lo tanto, no entiendo a los empresarios que amenazan a sus trabajadores haciéndoles ver que si no van a trabajar perderán su puesto de trabajo como tampoco entiendo a los piquetes que no respetan la decisión de aquellos que deciden acudir a su puesto de trabajo.

Vivimos un momento crítico en el que perder el dinero de un día de trabajo puede suponer mucho más que eso. Yo he secundado la huelga y he ido a la manifestación, pero mis padres no han podido. La razón es muy sencilla: a mi madre le bajaron hace cosa de un mes un 5% su sueldo y hace un par de semanas otro 5% de las pagas, de lo que le queda solo cobra un 70%, y como es comprensible, tenemos que comer y pagar las facturas.

A la actitud tan reprobable y reprochable de empresarios y piquetes –por no hablar de la los ayuntamientos que han encendido durante todo el día las farolas para que los datos de consumo aumenten- hay que sumar la de las fuerzas de seguridad. Pasadas las 14h los manifestantes hemos llegado a la Subdelegación del Gobierno de Girona, donde nos han recibido un grupo de Guardias Civiles con la intención de mofarse de nosotros. El ambiente, claro, se ha calentado, y más aún cuando han salido los antidisturbios de la Guardia Civil enseñándonos las porras para meternos el miedo en el cuerpo. Los allí presentes hemos sacado nuestras cámaras y nuestro móviles para mostrar su actitud chulesca y que no tenían ningún número de placa visible.  Les preguntábamos dónde estaba la placa y si no se daban cuenta de que también defendíamos sus derechos. También les asegurábamos que no buscábamos pegar a nadie, así que les pedíamos por favor que guardaran las porras y dejaran de provocar. Nos respondían con burlas y con risas y nos enseñaban las porras de forma amenazante. Viendo que los pobrecicos no dan más de sí, hemos optado por entonar nuestras gargantas y cantarles “Yo soy Guardia Civil porque el mundo me ha hecho así/ porque nadie me ha tratado con amooooor”. Se ve que se han emocionado tanto que han decidido meterse para dentro, eso sí, con la porras en la mano, pero afortunadamente hoy en Girona la razón ha ganado a las porras y esperemos que la cosa siga así, aunque me estremece leer y ver lo que está pasando en Barcelona en estos instantes y la situación en la que se encuentra el chico de Vitoria al que le han disparado una pelota de goma en la cara.

martes, 27 de marzo de 2012

Sostiene Tabucchi

Fotografía extraída de Google Imágenes
No entiendo a la gente que se harta de lamentar la muerte de una persona conocida. Por ejemplo, cuando muere un escritor los hay que lloran, o eso dicen, a mares su pérdida cuando nunca se han leído siquiera la contraportada de uno de los libros del fallecido. El domingo con la muerte de Antonio Tabucchi volvió a repetirse esta historia. Leí tanto por Twitter como por Facebook las lágrimas de algunos. Tras leer los comentarios que amigos de estos les dejaban en sus muros,  me di cuenta de que los propietarios de los tweets o de los estados en cuestión no habían leído un libro de Tabucchi nunca.

Tengo que reconocer que la muerte de Antonio Tabucchi me entristece. No soy seguidora suya, ni tras su fallecimiento, pero su muerte me afecta porque creo que no podemos perder a personas con un buen fondo. ¿Por qué digo esto si yo a Tabucchi no le conozco? Pues por la sencilla razón de que alguien que es capaz de parir un personaje tan bondadoso como Pereira es porque tiene que ser bueno, lógica pura. Es cierto que hay escritores que en su vida cotidiana son unos hijos de puta y son capaces de crear unos personajes que rozan ser beatificados, pero Pereira es diferente: la bondad que transmite es cien por cien humana.

Hace dos veranos –aquel fatídico verano de 2010 en el que mi futuro quedó totalmente suspendido en el aire-, Antonio Ezpeleta me prestó Sostiene Pereira para ir instruyéndome dentro del mundo periodístico. Recuerdo cómo sufrí y disfruté leyendo las aventuras y desventuras de este periodista ficticio con un gran corazón. Leí, releí y apunté párrafos enteros que me maravillaron y emocionaron. Pereira de vez en cuando viene a mi memoria, como en las pasadas navidades cuando vi, por fin, la película de Roberto Faenza.

De Tabucchi solo he leído esta maravilla de novela. No me he atrevido a leer nada más; tampoco fui capaz de leer nada de su biografía hasta hace dos días por una simple razón: el miedo. No soy muy de idealizar a las personas, pero reconozco que a este escritor lo idealicé de arriba a bajo, por lo que no quería enterarme de que el creador de mi querido Pereira era cualquier cosa capaz de romper mis esquemas. Como decía, el domingo por primera vez leí de puntillas algunas partes de su biografía y sonreí al darme cuenta de que, efectivamente, Antonio Tabucchi era una persona comprometida y fiel a sus principios. Así pues, no puedo decir otra cosa que no sea gracias, Tabucchi.


sábado, 24 de marzo de 2012

Su felicidad

Recuerdo su última imagen. Sonreía y compartía un momento de felicidad, esa que llega gracias a los pequeños gestos, con sus más allegados. Yo, paralizada por el azar de la casualidad, me escondí para que prosiguieran su camino. Tuve miedo de que nuestras miradas contactaran y desquebrajar así  su felicidad. Me marché justo cuando ya no había posibilidades de que me viera huir. 

Mi respiración marcó el tempo de mis pasos. Corrí por las aceras y el asfalto y crucé semáforos en rojo solo para que  siguiera sonriendo. Su felicidad también me hizo sonreír a mí, aunque luego se tiñera de melancolía. La tierna mirada que dedicó al niño que jugaba en aquella barandilla me llevó hasta nuestros mejores momentos, y aunque no me escuchó, yo en silencio le grité que intentara sonreír cada día así.

jueves, 22 de marzo de 2012

Eurovegas

Apreciat lector,

Periòdic Delta et convida a la xerrada-debat L'impacte d'Eurovegas sobre El Prat, que tindrà lloc el proper 28 de març a les 19h a El Cèntric Espai Cultural.

El projecte d'oci i joc conegut com "Eurovegas" ha estat un dels temes més comentats als mitjans i a les xarxes socials durant els darrers dies. Si finalment els inversors decideixen construir al voltant de El Prat aquest macrocomplex, de ben segur que la ciutat no quedarà indiferent als seus efectes.

A la xerrada hi intervindran figures destacades de la vida política, social i empresarial de El Prat. Al final del debat, podràs aportar les teves opinions i dubtes.

T'hi esperem. Gràcies per l'atenció. 

Pots seguir el Periòdic Delta a Twitter i a Facebook.





Apreciado lector, 

Periòdic Delta te invita a la charla-debate El impacto de Eurovegas sobre El Prat, que tendrá lugar el próximo 28 de marzo a las 19h en El Cèntric Espai Cultural.

El proyecto de ocio y juego conocido como “Eurovegas” ha sido uno de los temas más comentados en los medios y en las redes sociales durante los últimos días. Si finalmente los inversores deciden construir alrededor de El Prat este macrocomplejo, seguramente la ciudad no quedará indiferente ante sus efectos.

En la charla intervendrán figuras destacada de la vida política, social y empresarial de El Prat. Al final del debate, podrás aportar tus ideas y dudas.

Te he esperamos. Gracias por la atención.

Puedes seguir al Pèriodico Delta en Twitter y en Facebook.

martes, 20 de marzo de 2012

Definición de poesía


Fotografía extraída de Google Imágenes
Después de clase he ido a una librería. Justo delante de mí había una señora de 80-90 años que apenas podía andar. Llevaba escrito en un papelito el título de un poemario, y nada más entregárselo a la librera, le advirtió que era de los años 40: -Lo escribió mi hermano, y el día que los franquistas se lo llevaron para fusilarle, también se llevaron sus libros-, dijo con un acento andaluz casi olvidado plagado de melancolía. La librera con tristeza le comentó que no tenían el libro. La mujer le pidió por favor que lo mirase en el ordenador, pues llevaba muchos años buscándolo. La librera me miró buscando a un cómplice; ambas sabíamos que el ordenador tampoco encontraría el poemario, aun así, lo buscó: -Lo siento, pero no está-. Tras el anuncio de la librera, el silencio nos azotó a todos, incluso calló a los libros. La anciana sonrió y dijo:-bueno, pues deme un libro de Miquel Martí i Pol, el que sea-. La mujer notó mi mirada en su nuca –Martí i Pol es mi poeta catalán preferido-, entonces, con una tímida sonrisa me confesó que leyéndole aprendió catalán, y ella, sin saberlo, acababa de enseñarme a mí qué es la poesía.

lunes, 19 de marzo de 2012

De palomas y padres


Montaje extraído de Google Imágenes
Siempre he sido un desastre para recordar fechas, además de ser una “anti días de”.  Sin ir más lejos, el sábado por la noche mi madre entró en mi habitación con un regalo en las manos. La miré con ilusión y le sonreí, hasta que me dijo que tenía que pagarle. Trastocada le pregunté que desde cuándo se pagan los regalos. Ella, entre la resignación y el enfado, me preguntó si no sabía qué día era el lunes, o sea, hoy. Cogí el ratón e hice click sobre el reloj del ordenador para  que me saliera el calendario. Diecinueve, le respondí. Mi madre, que de paciencia no va sobrada precisamente, me gritó: -“¡es el día del padre!” Yo, con toda la tranquilidad del mundo y sin entender por qué estaba ella en aquel estado, le respondí que muy bien y seguí con mis quehaceres. En este momento fue cuando ella empezó a mover la pierna como siempre hace cuando se enfada. Me dejó el regalo que se supone que yo tendría que haberle comprado a mi padre sobre mi escritorio y me dijo: -“no tienes remedio, siempre igual”. Para rematar la faena le pregunté si hoy tendría que ir a darle de comer a las palomas de algún parque, por eso de la anunciación. Me miró con cara de póker, entonces le expliqué que no entendía por qué había que celebrar el día del padre el día de San José, cuando el carpintero no era el progenitor de la criatura. Mi madre, que lleva muy mal eso de que la niña le haya salido atea, acabó de enfurecer y poco le faltó para tirarme el regalo de mi padre, o lo que es lo mismo, la colonia de cada año, a la cabeza. 

A los que hoy le habéis demostrado el cariño que le tenéis a vuestro padre, espero que lo hagáis más veces al año. A los padres, solo deciros que espero que no seáis demasiado cabrones como para tirar los ceniceros que os hayan hecho vuestros cachorros en la guardería o en el cole, al menos en mi época nos obligaban a hacerlos. Yo se lo daba a mi padre con ilusión y luego mi madre decidía tirarlo a basura con el beneplácito de él. Sí, este es uno de mis traumas.

sábado, 17 de marzo de 2012

Intocable

Cartel extraído de Google Imágenes
En la mayoría de las ocasiones el placer se encuentra en las cosas más simples, como por ejemplo, ir al cine con unos amigos. El jueves fuimos a ver Intocable movidos por su éxito en Francia –durante diez semanas fue número uno en taquilla- y por las críticas tan favorables que ha recibido de medios tan importantes como el The New York Time, aunque esto no sea siempre garantía de éxito, claro. La vimos en el Truffaut, un pequeño cine de Girona que proyecta las películas en versión original, vamos, el típico cine independiente que pasa “películas raras” y en donde habitualmente van cuatro gatos, o eso dicen, pero que afortunadamente aún resiste a los embistes de la crisis. Lo cierto es que la sala estaba bastante llena, más que a las que he ido en las últimas semanas, las cuales formaban parte de unos multicines.

El film se basa en una historia real: Philippe (François Cluzet), un multimillonario que se queda tetrapléjico tras sufrir un accidente cuando practicaba parapente, contrata a Driss (Omar Sy), un ex convicto procedente de un barrio marginal de París, casi por casualidad. A partir de aquí dos mundos aparentemente dispares se unen en un momento crítico para ambos. De esta unión nace una amistad auténtica y muy divertida, capaz de sobreponerse a todo tipo de obstáculos y de diferencias, o lo que es lo mismo, una amistad intocable.

Esta es una película que rompe con los tópicos de la comedia y del drama. No busca la compasión de los espectadores, sino que rompan a reír y a llorar, es decir, que sientan de verdad. Albert Espinosa en su libro Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven dice: "Recuerdo que el hijo de una bailarina me dijo una vez que la gente tan solo rompe a reír o a llorar, y que vale la pena hacerse añicos por esos dos sentimientos". Tanto Olivier Nakache y Eric Toledano, directores y guionistas del film, como François Cluzet y Omar Sy, los protagonistas, consiguen que nos hagamos añicos tanto con la risa como con el llanto, por lo tanto, que nos adentremos en esta maravillosa película para así conseguir el que parece ser su objetivo principal: sentir, por lo tanto, vivir.



Valoración totalmente subjetiva y personal: 9

lunes, 12 de marzo de 2012

Pe-rio-dis-mo

Jon Sistiaga, ese hombre que te hace creer en el periodismo. Yo no sé si está loco o es un genio, aunque quizá, para ser lo segundo antes hay que ser lo primero.

sábado, 10 de marzo de 2012

El sabio y el lenguaje

Fotografía extraída de Google Imágenes
Ayer, por fin, pude compartir un zumito rapidísimo- sí, un zumito, fuimos muy sanos-, con Antonio Ezpeleta. Hablamos de la polémica que hay actualmente respecto al machismo en el lenguaje. Yo, antes de hablar con él, creía que esta polémica era absurda, pero después de hablar con él, con el sabio de la tribu, aún lo creo con más firmeza. Me explicó el origen de ciertas palabras que engloban a los dos sexos y que las feministas quieren que History pase a ser Herstory. Ambos concluimos  que es cierto que hay muchas expresiones y palabras machistas, básicamente porque la sociedad es machista, pero que antes de tomarla con el lenguaje quizá habría que luchar para que una mujer con la misma titulación y el mismo trabajo que un hombre cobre lo mismo que él o que no se contrate antes a un varón por no haber riesgo de embarazo. Antonio también me explicó que hay gente que defiende que el inglés es menos machista que el español porque la sociedad inglesa es menos machista que la española. Él se reía mientras hacía referencia a la sociedad inglesa del s. XIX y a Dickens, “¡no le han leído!”, exclamó, y yo atónita, claro, asentía a todo mientras intentaba retener todas estas informaciones. 

Hablamos, también, de las expresiones que se consideran machistas. Cuando decimos “esto es la polla” entendemos que aquello a lo que nos referimos es genial, mientras que cuando decimos “esto es un coñazo” la interpretación es totalmente contraria a la anterior. Cogiendo estas dos expresiones y llevándolas a mis reflexiones soeces, vuelvo a llegar a la conclusión de que esto es una muestra de machismo en el lenguaje y también que los humanos somos más bien tontos. A las mujeres heterosexuales y a los gays nos suelen gustar los penes y a los hombres heterosexuales y a las lesbianas las vaginas, así pues, ambas expresiones deberían referirse a aquello que nos gusta y ninguna debería ser despectiva. Lógica pura.

Todo esto viene, además de por la polémica de estos días, por el día de la mujer trabajadora, el cual se celebra cada 8 de marzo como bien sabéis. Los que os pasáis habitualmente por aquí sabéis que soy anti “días de”, pues para mí son una muestra más de la gilipollez humana. ¿Por qué solo podemos reivindicar algo durante un día al año? Si quieres decirle a alguien que le quieres, no entiendo por qué hay que esperar al 14 de febrero para hacerlo, por ejemplo. Es cierto que el feminismo sigue siendo un movimiento necesario porque la desigualdad entre hombres y mujeres es evidente, es más, el machismo y la violencia de género siguen siendo dos de los lastres sociales más importantes, pero no creo en el feminismo que busca rebajar al hombre para que la mujer suba, es decir, si buscamos la igualdad, no podemos pretender tener al hombre por debajo porque haríamos aquello que estamos criticando. Querer cambiar History por Herstory es una muestra de esto que acabo de decir. Lo mejor será que antes de querer cambiar todo el lenguaje y ser políticamente correcto en exceso (quién no recuerda las miembras de la ex ministra de Igualdad, Bibiana Aído), habría que estudiar la lengua, conocer la procedencia de las palabras que pronunciamos a menudo y dejarnos de tantas gilipolleces.  Por cierto, yo tengo una teoría: hasta que las mujeres no dejemos de avergonzarnos de los anuncios de compresas y tampones, la igualdad seguirá siendo una utopía.

jueves, 8 de marzo de 2012

Sin palabras


Bueno, sí… HIJOS DE PUTA. Lo siento, pero no tenéis otro nombre. Afortunadamente, los segundos finales del vídeo son un canto a la esperanza, al menos para mí.

martes, 6 de marzo de 2012

Pienso, luego existes


Lo ha colgado una compañera de clase hace unas horas en Facebook. No es el mejor corto de la historia, ni mucho menos, pero hay varias reflexiones que comparto.

“En esos momentos en los que tengo que dejar que sean los demás los que actúen, me voy lejos y pienso en todo lo que siempre quise llevarme conmigo”.

lunes, 5 de marzo de 2012

Sobrevivir en la ciudad

Correr sin metas, sin que el tiempo tenga valor y sin respirar. Nos hacemos viejos, sin embargo, las ciudades rejuvenecen a base de hormigón y de nuevos habitantes que las hacen menos hostiles, aunque por las noches, en la soledad de cada cama, nacen aullidos que el tráfico y el tumulto consiguen acallar, y si los escuchamos, miramos hacia el otro lado; rechazamos el dolor, por lo tanto, el tenderle la mano al otro. Dejamos de ser nosotros para perdernos entre una masa en la que sin rebuscar demasiado encontramos a los que lloran por la pérdida de un trabajo, de una casa, de una guerra lejana, de un amor o de un hijo. El dinero, el gran capo de la vida, nos maneja como si fuéramos hijos de un afable carpintero. Decimos que estamos bien y sonreímos cuando nos preguntan “¿qué tal?” por educación, pero nuestra nariz crece desorbitadamente para sacar a relucir los surcos que tallan nuestras lágrimas. En definitiva, intentamos sobrevivir en ciudades que tienen más radiotaxis que sentimientos. 

domingo, 4 de marzo de 2012

Jesús B. Vilches


Hace unos días me llegó un privado en Facebook de Estela que me escribía desde su Argentina natal para pedirme que hablase aquí de un amigo suyo escritor que intenta ganarse la vida con eso de escribir libros. Evidentemente, lo que Estela me pida yo lo hago con los ojos cerrados, cosas de la amistad, supongo.

Jesús B. Vilches se dedica a la literatura épica y fantástica, por lo cual me resulta muy difícil decir nada más porque yo en ese mundo me pierdo, aunque Estela me contaba que Vilches ha dado el salto a lo romántico, a lo futurístico y a lo misterioso, y yo, claro, me lo creo a pies juntillas porque ella me lo dice, así de simple.

Tengo que reconocer que lo que más  me intriga y me interesa de Vilches a priori  es que intente subsistir gracias a la literatura. Una de dos: está loco o poco le falta, y yo por los locos que se atreven a arriesgar siento una gran debilidad. Espero que la suerte y las musas le acompañen por este arduo camino.

He aquí el blog de Vilches: http://flordejade.blogspot.com/

jueves, 1 de marzo de 2012

Señores que se consideran periodistas



Estamos tan acostumbrados a ver este tipo de portadas en ciertos medios que ni siquiera nos llevamos ya las manos a la cabeza. El periodismo sufre los azotes de la crisis económica, pero también de la ética, la cual considero que es más importante que la primera. Entiendo que la cabra tira al monte, especialmente a la del dinero. Es comprensible que los periodistas deben pagar su hipoteca a final de mes y comer y dar de comer a sus hijos, así pues, se tienen que ceñir a la línea editorial del medio en el que trabajan. Mi crítica no va hacia los soldados rasos, sino a los generales y capitanes. 

Durante el año y medio que llevo estudiando periodismo no sé ni siquiera el número aproximado de veces que nos han repetido que la objetividad no existe porque para empezar somos sujetos, lo cual no es para nada incompatible con el rigor periodístico y también moral del periodista. Todo esto está muy bien hasta que salimos del aula, pues la realidad nos espera nada más cruzar la puerta para abrirnos los ojos a base de guantazos, para muestra, estas dos portadas.

Señores que dicen ser periodistas, entendería que condenarán las violencia y los actos vandálicos que ayer protagonizaron unos cuantos, pero creo que señalar con el dedo a un partido político, sea cual sea, no viene a cuento. ¿Ustedes preguntaron a los que ayer protagonizaron estos actos a qué partido votan? ¿En qué se basan para afirmar que el PSOE está detrás de la movilización de ayer? ¿No están cansados de inventarse conspiraciones absurdas?

Por cierto, nunca he votado al PSOE, tampoco tengo intención de hacerlo, pero como ciudadana, al leer estas portadas me siento estafada o al menos percibo la voluntad que tienen ustedes de engañarme.  Afortunadamente, creo que tengo el suficiente criterio como para no caer en este tipo de engaños, ya venga por parte de la izquierda o por parte de la derecha, pero reconozco que me duele ver estas cosas porque estudio y me esfuerzo para algún día ser una profesional de la comunicación. Creo firmemente que el camino que tiene que seguir el periodismo para salir de la crisis ética y también de credibilidad por parte de los ciudadanos es a partir de la autocrítica y de la transparencia. A veces hay que dar informaciones que no son plato de buen gusto para el periodista, pero lo que no se puede hacer adulterar la realidad, o lo que es lo mismo, mentir.

Un buen resumen de esta entrada podría ser la siguiente viñeta, la cual la ha colgado esta mañana Jordi Évole en su Twitter: