lunes, 29 de noviembre de 2010

Elecciones

Ayer fueron las elecciones en Cataluña y mis primeras elecciones ya que era la primera vez que votaba. Cogí la papeleta del partido al que quería votar y me sorprendió ver cómo volaban las del PP. De las de CiU ni hablo porque ya sabemos todos el resultado y estaba bastante cantado que iban a barrer, pero sí que me llamó la atención lo del PP, ya que recordemos que en el Prat llevamos más de 30 años con IU.


Con mi sobre en la mano esperé el turno de poder echarlo en la urna. No tuve que esperar mucho ya que apenas había gente y tan sólo tenía a un señor delante al que tuvieron que explicarle unas cuantas veces que se había equivocado de colegio electoral y que el suyo era el de al lado. Cuando el señor lo entendió me tocó a mí. Me fascino ver cómo avanza la tecnología y lo rápido que se va con el nuevo DNI: lo meten en una ranura del ordenador y sale toda tu ficha. Se acabó lo de cantar los números del carnet de identidad y el nombre al que tienes al lado mientras te buscaba en una lista interminable. La presidenta de la mesa tras ver lo que le salía en el ordenador, se dio cuenta de que era mi primera vez y lo dijo en voz alta, lo que provocó que me llevara unos cuantos jaleos y algún que otro aplauso para casa, ya que por lo que pude captar, no estaba habiendo una gran participación por parte de la gente joven. Por una parte entiendo la desilusión que hay, pues los líderes políticos, ya sean de carácter nacional, autonómico o local, dan mucha pena y asco, pero también creo que bastante ha costado llegar hasta el sufragio universal como para que se mire hacia el otro lado. Que no te gusta lo que hay, votas en blanco y se acabó.

Ahora en Cataluña volvemos a tener un gobierno de derechas, el PP se coloca como tercera fuerza política y el PSC sufre un varapalo histórico. Reconozco que Montilla me da pena. No tiene carácter de líder, le veo demasiado bonachón como para llevar un gobierno y más el catalán con todas sus polémicas. También me da pena que se vaya porque ya no se cachondearan de él en “Polònia”, no nos vamos a engañar.

Pero aquí lo que importa no es que haya ganado uno u otro (recordemos que los políticos siempre ganan) ni tampoco los documentos de Wikileaks publicados ayer en “El País”, sino que hoy se juega el Barcelona- Real Madrid. Queda algo más de dos horas y las calles empiezan ya a quedarse desérticas. Este mediodía ya no quedaban diarios deportivos, aquí especialmente el “Sport” y el “Mundo deportivo”. Y es que para ir a votar nos pueden frenar el sueño, la pereza, que hay que vestirse para salir a la calle, que son todos una manada de hijos de puta, etc. Pero para un partido de fútbol de tal calibre no nos importa nada. No me puedo imaginar todos los enfermos que habrá hoy; casualmente la mayoría trabaja de tarde o de noche, como si lo viera. Los políticos se empeñan en hablar y en hablar cuando la frase que realmente importa es “el fútbol es así, unas veces se gana y otras se pierde” y si quien la dice es uno de los mejores futbolistas del mundo, mejor. Sí, señores, Spain is different. Y ahora, cuando acabe de publicar esto, pasaré apuntes como una loca para poder escuchar el partido ya que no lo podré ver. Disfrutadlo.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Semana

Por fin me sale la mala leche guardada de toda la semana. Sí, y es que por decirlo finamente, esta semana ha sido muy jodida. Una semana en la que he tenido que escuchar perlitas en clase tales como “está bien que vengan inmigrantes en años de bonanza para que trabajen en los trabajos de mierda, pero ahora como la cosa está mal que se vayan a sus países a mendigar y que vuelvan cuando nosotros estemos bien” o que me hayan llamado facha por decir que sólo hablo catalán en clase, perlita que acabó siendo adornada así: “es que en el resto de Cataluña estáis matando al catalán por llevar las dos lenguas a la par”. Perlita soltada por la señora pelota y maleducada de mi clase. Y yo me pregunto: ¿por qué no seré sorda? Durante esta semana también, casi me dejé los piños por culpa de esta misma señora. Se ve que a la mujer le sentó mal que una profesora me felicitase porque tanto otro chico como yo teníamos las notas más altas de la clase en un trabajo. Justo después, casualmente, su pie apareció como de la nada delante de los míos cuando iba a salir de clase. Ya sabéis, una casualidad de esas tontas. Superman, dame paciencia.


La profe que me acosa ha vuelto a las andadas después de estar molesta conmigo por pasar de ella como de la mierda, pero siempre con educación, ¿eh? Más paciencia, Superman, por favor. Semana en que algunos de mis temores se han multiplicado por mil y un visitante de este blog que suele pasarse a horas intempestivas, tales como son las seis de la mañana y que en marzo se convertirá en actor, ha pasado de mis “peticiones” o “recomendaciones”, llamémosle X, y yo, que soy una cobarde de mierda, soy incapaz de cogerle el teléfono o llamarle y hablar (que es lo que suele hacer la gente normal) y si le veo por la calle, paso rápido para que no vea. Tengo un par, ¿eh? Superman, un poquito de valentía para reyes si no es mucho pedir todavía, que ya sé que hoy me estoy pasando. Llevo dos días con un dolor de estómago de esos que hacen que te retuerzas y que el baño sea un lugar sagrado y al próximo que me suelte un “quizás son nervios… ¿estás nerviosa por algo?”, me lo cargo, así mismo, sin ningún tipo de miramiento. Y para finalizar el resumen de la semana, hace una media hora, minuto arriba, minuto abajo, me ha quedado muy claro que eso de ir a ver a Ismael Serrano en marzo va a ser que no, por si quedaba alguna duda. Así que como buena masoquista, después de cenar me pondré a ver un DVD de algún directo de este buen hombre.

Aquí cambia la letra de la canción y a mí me gusta más la original cuando dice “sigues pareciendo la chica más triste de la ciudad”, pero aún así sigue siendo preciosa.





Agárrate de mi mano
que tengo miedo del futuro.

[...]

Mirarte a los ojos,
Y tal vez recordarte,
Que antes de rendirnos
Fuimos eternos.

jueves, 25 de noviembre de 2010

¡Vergonzoso!

Realmente no sé cómo calificarlo porque el papel de la SGAE me parece cuanto menos patético.




video

martes, 23 de noviembre de 2010

¿El equilibrio es imposible?

Miedo incontenible es el que siento cada vez que suena el móvil, cuando oigo tu voz, cuando a ti te extraña escuchar mi tono de voz actual, cuando me ves y me dices que estoy seria porque a ti te interesa que sonría y también es el dolor que produce sonreír cuando realmente no quieres o cuando me haces llorar el día que estoy contenta. Es la incertidumbre y el choque de sentimientos que me recorren cada vez que cruzo el umbral de la puerta que tú me enseñaste a abrir hace ya algunos años. Cuando me acosan mis primeros recuerdos contigo. Cuando me siento mal porque creo que no eres así, que no puedes ser así, y vuelves a demostrarme que sí es posible superándote día a día. Es la rabia que siento cada vez que te miro a los ojos y no puedo ver en ti a una persona. Es la sed insaciable de libertad, de cambiar, de querer salir de aquí, de mandarlo todo a paseo, de ver cómo cada día es más sumisa, de derribar todo para volver a empezar de nuevo y no poder hacer nada de lo anterior.




El miedo incontenible es que exista un equilibrio entre tú y yo pese a que algunas veces crea (cada vez son menos) que es algo imposible; también es no ser tan diferente a ti...


confía en mí
nunca has soñado
poder gritar
y te enfureces
es horrible
el miedo incontenible


entonces ven
dame un pedazo
no te conozco
cuando dices qué felices
qué caras más tristes
qué caras más tristes


ella sabe y presiente
que algo ha cambiado
dónde estás
no te veo es mejor
ya lo entiendo ahora
ya no me lamento
yo sigo detrás


para qué
si cada vez que vienes me convences
me abrazas y me hablas de los dos
y yo siento que no voy
que el equilibrio es imposible cuando vienes
y me hablas de nosotros dos
no te diré que no
yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo


ella no me imagina
cazando en los bares
viviendo deprisa
para qué
para qué


si cada vez que vienes me convences...
confía en mi
nunca has soñado
poder gritar
y te enfureces
es horrible
el miedo incontenible


entonces ven
dame un abrazo
no te conozco
cuando dices que felices
qué caras más tristes
qué caras más tristes...

domingo, 21 de noviembre de 2010

Stand by

"Me da vértigo el punto muerto y la marcha atrás; vivir en los atascos, los frenos automáticos y el olor a gasoil. Me angustia el cruce de miradas, la doble dirección de las palabras y el obsceno guiñar de los semáforos. Me arruinan las prisas y las faltas de estilo; el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. Me enervan los que no tienen dudas y aquellos que se aferran a sus ideales frente a los de cualquiera. Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido. Parado frente al mar mientras el mundo gira."




Antes de hacer la maleta
y pasar la vida entre andenes,
deja entrar a los ratones
para tener quien le espere.


Sueña con su melena
y viene el viento y se la lleva,
y desde entonces su cabeza
sólo quiere alzar el vuelo,
y bebe rubia la cerveza
pa' acordarse de su pelo.


Sueña que sueña la estrella
siempre en estado de espera;
vuelve a coger la botella
y pasa las noches en vela,
...siempre en estado de espera.


Extremoduro

viernes, 19 de noviembre de 2010

No vaya a descubrir que suelo mentir

Las semanas para mí acaban los jueves puesto que los viernes no tengo clases. Ha sido una semana extraña, o como dije en algún comentario, la rara he sido yo. Mi cuerpo me pide que pare, que es hora de descansar. Yo, como suelo hacer habitualmente, paso de él y sigo hacia delante, rozando los límites. Sigo en mi etapa de insomnio, horas de sueño que estas semanas han sido aprovechadas para estudiar mis dos primeros exámenes universitarios. Gracias a todos por las felicitaciones que me han llegado por la primera nota; a ver qué pasa con el de hoy, ha sido complicado así que no espero gran cosa. Pero la gran particularidad de esta semana es que sigo notando que todo va excesivamente rápido: la gente por la calle corre mucho más que de costumbre, hace casi dos meses que venden turrones en Caprabo, un mes que los chinos tienen los escaparates repletos papás noeles, renos y demás; diez días que el alumbrado navideño está puesto por las calles comerciales de Girona y yo odio con todas mis fuerzas la Navidad. Hace un par de días Luna Blanca hablaba de esto en su blog. Comentaba que cada vez llegan antes, y sí, es verdad. Sigo manteniendo mi propuesta de marcharnos del mundo durante esos días odiosos. Llévate la guitarra y yo prometo llevarme una libreta y un boli, a ver qué sale.


Ha habido cosas que me han roto el alma durante esta semana. Algunas personales y otras que se pueden contar. Ayer en Comunicación Audiovisual, nos pusieron varios documentales; uno de ellos era sobre el Holocausto y el fragmento que nos puso el profe era sobre un peluquero que le cortaba el pelo a las mujeres antes de que las mataran en la cámara de gas. Fue tan escalofriante el momento que explicó cómo un compañero y amigo suyo tuvo que cortarle el pelo a su mujer y a su hermana a sabiendas de lo que les iba suceder que nos quedamos todos perplejos, en absoluto silencio. Fueron 20 minutos duros en los que el alma se nos encogió a todos; imposible no sentir dolor, tristeza e indignación. El documental se llama “Shoah” y está dirigido por Claude Lanzmann. Pero ayer también se me encogió el alma por otro motivo. Decía al principio que noto como el mundo va demasiado deprisa para mí, pero bien es cierto que cuando se necesita rapidez, ésta brilla por su ausencia. Puesto que estaba prevista una huelga de maquinistas para hoy y mañana, fui a la estación después de comer para informarme. De camino empecé a escuchar voces y enfrente de mí vi movimientos extraños. Me quité los auriculares y observé lo que tenía delante: una pareja de unos 20 años discutiendo muy fuerte. Ella le gritó que no quería saber nada de él, que la olvidara y la dejara en paz. Fue decir esto y el chico empezó a pegarle. Un hombre salió de un bar e intentó que la soltara. El chico se volvió a él y le dijo que no se metiera porque iba a acabar recibiendo. El hombre se apartó y llamó a la policía. El chico siguió pegando a la muchacha y otro hombre salió del mismo bar y le cogió por detrás para inmovilizarle. La chica corrió con todas sus fuerzas. De vuelta de la estación (habían pasado unos 20 minutos), no me quedaba otra que volver a pasar por allí, y justo cuando yo volví a pasar, llegó la primera patrulla. El hombre que les había llamado les reprochó la tardanza puesto que la comisaría está a 5 minutos andando de donde ocurrió y al chico le había dado tiempo de escapar e ir tras la muchacha. Deplorable. Al ver esto no puede evitar que se me pasaran por la cabeza una serie de imágenes.

También ha sido repugnante, humillante, vergonzoso, penoso, racista, denigrante y una larga lista de adjetivos y ninguno bueno, el jueguecito del PP que consiste en matar a inmigrantes. Al llegar a casa he visto que tenía la típica carta preelectoral de este partido. Sin abrirla la he roto y ha ido directamente a la basura. Seguramente no se tomaran medidas legales y si se toman, esta gentuza seguirá ejerciendo como si nada. Ahora tengo como profesor al que escribe los discursos del PSC. El tío me cae genial y es un grandísimo profesor, pero veo que algún día le voy a soltar alguna, me conozco. No es que sea apolítica, simplemente es que veo que el panorama está fatal y va cuesta abajo y sin frenos y la solución parece estar cada vez más lejos ya que el poder está lleno de ineptos.

Bien es cierto que hay cosas que siguen igual. Anoche me metí en la cama a eso de 4 de la mañana tras dar el último repasón para el examen de hoy. Mis compañeras dormían, así que tuve que moverme con sigilo por la habitación. Escuché como las campanas anunciaban las 5 de la mañana y viendo que no podía dormir, cogí el I-pod y me puse a escuchar música. No sé por qué pero no puedo parar de escuchar a Ismael Serrano. Cierto es que anoche también me deleité con la voz y las letras de Sabina, Serrat, Dani Flaco, Estopa, Quique González, Iván Ferreiro, Despistaos, Jere, The New Raemon, AC/DC, Vetusta Morla, Evanescense, La sonrisa de Júlia, Aute, Ojos de Brujo, Love of Lesbian o Amaral entre otros, pero siempre vuelvo a Isma. Supongo que ahora más que nunca me identifico con sus letras porque “Últimamente” me gustaría irme a Marte; debo ser sincera y decirte que “Has de saber” que no soy recomendable, que “La ciudad parece un mundo”, que “Vine del norte” para maldecir a los dictadores; recordarte que “Fue terrible aquel año” y “Ya ves” que Guevara no va a volver para darnos alguna explicación de porqué las cosas son como son o el porqué de llevar mucho tiempo sin ser capaz de escuchar “Papá cuéntame otra vez” ya que “Sucede que a veces” la vida mata. Mientras tanto, sueño con “Buenos Aires 2001” más que nunca. La argentina de la residencia se va a principios de diciembre e insiste en secuestrarme y llevarme para allá. Es bonito pensar y planear “La Huida”. De momento tenemos un mate pendiente antes de que vuelva a casa. Pero cuando realmente me estremecí fue al escuchar “Si Peter Pan viniera”. Hacía tiempo que no la escuchaba y volví a sentir esa patada dolorosa en el estómago. No, no es justo que a los niños se les robe la infancia. No  es lícito que se haga más bien poco contra la drogodependencia o la explotación infantil en ciertos lugares del mundo y se acepte sin más.




Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,


que me sorprenda a oscuras. Por favor, que no dé la luz,

no vaya a descubrir que suelo mentir

cuando juro ser aún ese niño.

Quién le va a contar que la gran ciudad

no dejó ninguno ninguno, ni uno vivo.



Estrellas fugaces, mi más breve instante, respiran el humo,

escuchan el mudo rumor que nace en sus vientres.

Fueron arrojados al acantilado

de la cruel favela,

huyen de las hienas, de escuadrones de la muerte.



Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,

que se extingan los soles, ¿dónde diablos te esconderás tú?

Mowgly coserá botas en Ceilán,

no escuchará rugir de noche a Bagheera.

Tom Sawyer reirá tras el humo del crack

si en esta redada logra salvar la vida.



Si Peter Pan viniera a buscarme una noche azul,

que nos sorprenda a oscuras, por favor apaga la luz.

Si quieres evitar que en la tempestad

le queme la fiebre de niños ancianos.

Quién le hará entender que al amanecer

cierran con grilletes sus ojos cansados.



Niños que perdí, a los que mentí,

gritan a lo lejos, arañan el hielo de la luz de la mañana.

Niños con espinas, con cuencas vacías,

que te lanzan piedras,

tiñen las sirenas de todas las ambulancias.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

11 años sin Urquijo

Hoy hace 11 años de la muerte de Enrique Urquijo. Esta canción siempre ha estado en mis ordenadores, mp3, i-pod, etc. Pese a que a Fito la versiona más rockera, a mí me sigue gustando más ésta.



Y mientras en la calle está lloviendo,
una tormenta hay en mi corazón.



Dame otro vaso, aún estoy sereno,
quiero beber hasta perder el control.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Día muy (a)normal

Salgo de casa a las 6a.m y me sorprende que no haga nada de frío en la calle. Me llevan hasta Sants en coche y siento el mismo desasosiego de cada semana. Llego a la estación y casi todo está tranquilo, apenas hay gente y de los que estamos, la mayoría caminamos tranquilos, sólo los que van a coger el AVE hasta Atocha corren. Compro mi billete con destino a Girona y me atiende en la ventanilla la misma mujer de casi cada lunes por la mañana a primera hora. Bajo al andén 20 minutos antes de las 6.46a.m, hora en la que está previsto que salga el tren y durante la espera, me hago las preguntas de cada semana y llego a las misma conclusiones a las que hoy se ha sumado una nueva. Es la hora y el tren no ha llegado; Renfe funciona como siempre, no se les puede pedir mucho más. Una señora de mediana edad se enfada y empieza a echarles maldiciones. Llega el tren a las 7a.m en punto. Es un tren viejo y notamos cómo le cuesta arrancar en cada estación. De repente y en medio de la nada se queda parado. Se escucha cómo el maquinista intenta arrancar el motor pero no obtiene respuesta y el nerviosismo entre el pasaje va  en aumento. Diez minutos después el tren arranca a trompicones y con casi una hora de retraso llegamos a Girona.

Chispea y también hace calor, como en Barcelona horas antes. Pongo rumbo a la residencia mientras la sensación que he tenido durante todo el fin de semana se agrava. Noto como el mundo va mucho más rápido que yo y me siento extraña, débil y asustada. Sigo caminando con paso veloz, como siempre, pero noto que todo lo demás va a la velocidad de la luz. Llego a la residencia, subo la maleta y bajo a desayunar. Me tomo un café e intento comer un par de tostadas. Al fin consigo meterlas para dentro. Vuelvo a subir a la habitación para guardar las cosas en el armario y mientras lo hago, noto como una melancolía extraña se apodera de mí. Miro por la ventana y veo que no llueve e incluso sale sol. Decido ponerme una chaqueta de lana sintética. Bajo de la residencia, giro y cuando empiezo a subir las escaleras una tromba de agua cae sobre mí. No puedo correr porque me ahogo por culpa del asma, tampoco quiero. Me encanta mojarme cuando llueve, amo la lluvia. Subo a mi ritmo y cuando llego arriba, apenas se ve la Facultad por la manta de agua que cae en ese preciso momento. La gente pasa corriendo por mi lado y otra vez tengo la sensación de que el mundo va demasiado deprisa.

Entro en la Facultad calada hasta los huesos como muchos otros. Cojo “La Vanguardia”, pese a que no comparto su ideología, pero hay que leer de todo y más si te lo dan gratis. En portada, Alonso. Cojo el ascensor y tres chicos más suben conmigo. Uno se alegra de que asturiano haya perdido el mundial, los otros se lo recriminan. Entro en clase y no funciona el ordenador del profe, gran putada y más si se trata de la clase de comunicación audiovisual. El profe nos hace improvisar a nosotros, quiere que expongamos dudas e impresiones mientras lo arreglan. Por fin el técnico da con la tecla y podemos ver un documental sobre la Guerra Civil, pero al poner el siguiente vuelve a fallar. Tras acabar la clase se me acerca la señora pelota de mi clase. Me recuerda que tenemos una reunión en la biblioteca de la Facultad y yo le contesto que estoy muy bien informada gracias a todos los mails que me mandó durante todo el fin de semana. Dudo que pillase la ironía de mis palabras.

Por el pasillo le pido que por favor fuéramos rápidas, que el agua me está calando y tengo frío. Se hace la loca. Bajamos a la biblioteca y empieza a enrollarse sobre temas ya hablados y zanjados. Después, me quiere dar una lección de periodismo. Le pregunto si es periodista y me dice que ha trabajado como tal. Noto que se da tantísima importancia que empiezo a plantearme si ha currado para el “The New York Times”. Luego me doy cuenta que no tiene ni puta idea de lo que está diciendo. Algunos de mis compañeros pasan por mi lado y me dan palmaditas en la espalda mientras se ríen y me dan ánimos. No puedo hacer otra cosa que reírme. Ella pregunta que de qué se ríe todo el mundo. Me dan ganas de decirle que de ella, pero paso y me hago la tonta; no hay nada mejor que la indiferencia. Por fin acabamos, cerca de las 13p.m, así que no me da tiempo a volver a la residencia y cambiarme.

Camino por la biblioteca. Me gusta sentirme chiquitita al lado de estanterías repletas de libros. Sin saber muy bien por qué, me dan ganas de llorar. Aguanto, como casi siempre, y sigo andando. De repente me encuentro con Tere, es una compañera de la residencia, su habitación está enfrente de la mía. Es de Gijón pero lleva viviendo desde los 12 años en Las Canarias. Me gusta muchísimo hablar con ella, es un encanto y transmite muy buen rollo, además es la típica a la que le gusta ayudar. Está haciendo un máster de historia y no sé cuántas veces me ha dicho que si necesito ayuda con la historia  ella me echará un cable. Me pregunta por qué tirito y le digo que estoy calada de agua e intenta darme calor humano. Empieza a contarme sus historias y me hace reír. Sin que ella lo sepa, me calma durante un ratito ese desasosiego interior. Me despido de ella y subo a clase, bueno, realmente no era un clase sino una charla sobre cómo funciona la biblioteca. Ridículo, lo sé. Todos pasamos de las palabras de la bibliotecaria y enredamos por Facebook, Twitter, blogs, MSN, etc. En un principio yo me voy a la web de “El País” y hoy le he dado prioridad a la sección de deportes porque se centran en Alonso. Leo que se echó a llorar mientras decía que lo sentía por todos. También leo que Red Bull no permitió grabar a los periodista españoles. Reconozco que Alonso y Webber me dan pena; no podría ser deportista, si ganara me sentiría mal cuando me cruzara con algunos de los perdedores. Tengo poco sentido de la competitividad, qué le vamos a hacer.

Casi al final nos hacen hacer una práctica. Tememos lo peor porque nadie se ha enterado de nada, pero al ver la primera pregunta empieza el cachondeo padre. Las preguntas eran de este estilo: “¿Si eres universitario de la UdG, podrás coger prestados libros de la biblioteca?” Contesto rápido a semejantes chorradas con la sensación de haber perdido hora y media de mi tiempo. Nos dice la bibliotecaria que nos va a pasar un papel para que firmemos y así demostrar que hemos estado. Yo sigo a mi bola por Facebook y me da por releer un privado de Aguilica que me mandó el sábado sobre unas entradas y vuelvo a emocionarme como si lo leyera por primera vez. Es raro notar que tienes a alguien detrás que te apoya, sobre todo en los momentos bajos, y que después de todo el coñazo que le doy sigue aguantándome, increíble. Gracias una vez más. Por fin la señora bibliotecaria deja que nos marchemos.

Tengo que bajar despacito las escaleras porque resbalan mucho. Girona llovida es aún más bonita, más romántica y más misteriosa. Observo el paisaje que hay ante mis ojos y empiezo a tararear “Duerme conmigo” de Jarabe de Palo, suelo cantarla cuando llueve. Sigue haciendo calor aunque apenas lo noto porque ya estoy calada del todo. Llego a la residencia y como rápido y sin gana. Apenas como. Mis sobras se las come uno de mis compañeros que siempre come muy poquito pero que hoy parece estar hambriento. Subo a la habitación, mis compañeras están dormidas, así que despacito cojo el chándal y por fin me deshago de la ropa mojada. Me meto en la cama y empiezo a entrar en calor gracias a las sábanas y al nórdico. Miro el móvil y veo un sms de Aguilica. Sonrío. Poco después el sueño se apodera de mí. Normal, no he dormido más de 3h en todo el fin de semana. Consigo dormir cerca de dos horas y me levanto agobiada. Mañana toca examen de la asignatura que menos me gusta. Creo que lo llevo bien pero no me fío. Odio los exámenes tipo test.




Querría perderme, huir para siempre, echar a volar.



Lluvia de otoño que tarde llega,


Haz que en la arena que me rodea crezca la hierba.


Dime la verdad.




Y descubrir que algo se mueve junto a mí;


Y decidir sobre la marcha adonde ir;


Y despertar, abrir los ojos y encontrar, que nada sigue igual.




Busco un refugio en el camino,
Donde a solas pasen las horas y tenga sentido.



Vuelve a llover con fuerza.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Bicampeón

No pudo ser. Alonso sigue siendo el bicampeón más joven del mundo pero no el tricampeón. Red Bull ha jugado sus cartas, muy bien jugadas, y en Ferrari han picado como si fueran novatos. Red Bull se ha arriesgado, ha apostado por un piloto, quizás el más débil a priori, pero ha salido bien, no como en 2007 cuando pasó la misma historia en Mclaren. Ferrari, en cambio, han ido a proteger algo que aún no estaba conseguido. Todo, absolutamente todo, ha salido al revés. Alonso, es el mejor piloto que hay en la pista, ha cometido errores de principiante, imagino que por culpa de la desesperación de estar casi 40 vueltas detrás de un piloto que no ha hecho nada en toda la temporada y que hoy lo ha hecho todo, pero no me ha gustado nada la bronca que le ha echado a Petrov, cada uno hace su carrera y mira por sus intereses, no por el de los demás. Muchas veces es más importante saber perder que saber ganar.

Estoy segura que Alonso será tricampeón, no sé si el año que viene, el siguiente o el otro, pero lo será. Repito que sigue siendo el mejor. Ayer se arriesgó y hoy ha pecado de cauto. Es emocionante haber visto llorar a un chavalín tan joven como Vettel igual que es emocionante ver cómo apoya todo un equipo a una persona, como le aplauden por haber devuelto la ilusión. Reconozco que ha habido un momento en el que me he alegrado que fuera Vettel el que ganara, por una cuestión que no voy a contar por aquí y que no viene a cuento. Alonso es el subcampeón de un temporada en la que casi siempre ha estado por detrás, ha remontado volviendo a pegar a millones de espectadores a la televisión, ha vuelto a hacer que la gente salga a la calle, pero no siempre se gana. Imagino que tanto él como Ferrari aprenderán de los errores de este año, así que habrá que irse preparando para el año que viene y volver a saltar en el sofá igual que he hecho durante esta temporada.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Sin un duro

Creo que por primera vez en mi vida me da rabia ser pobre. Parece que haga falta no tener ni un duro para que hayan a tu alrededor todos las conciertos a los que te gustaría ir. En el último mes ya me he perdido dos Jere, bueno, realmente me he perdido uno y esta noche será el segundo, porque encima va a tocar en Girona ¿destino, cabrón, te ríes de mí? La Facultad y las calles están empapeladas con carteles de conciertos (el de Jere con Raúl Pulido, The New Raemon, etc) y yo cuando paso cerca miro hacia otro lado. Ahora mismo acabo de abrir el Facebook y me encuentro con la noticia de que el lunes se ponen las entradas a la venta para un concierto en marzo de Ismael Serrano en El Palau de la Música y yo sin un duro y sin compañía para ir porque a nadie de mi alrededor le gusta. La semana pasada tocó en Hospitalet y tampoco pude ir. Cuando tocó en El Prat tampoco pude. Pero resulta que el de marzo cae en viernes y encima es prontito, a las 21.00h, vamos que mejor no me lo pueden poner, bueno sí, si las entradas fueran gratis ya sería la leche, pero tanta suerte tampoco se puede tener. Así que si alguno va, pese a la envidia insanísima y malísima que voy a sentir, espero que me cuente qué tal estuvo.

Me voy a dormir que falta me hace, pero antes necesitaba desahogarme para poder conciliar el sueño.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Cabreada, muy cabreada

Tengo ganas de matar. Antes de anoche no pude dormir nada por un dolor de regla de tres pares de narices y anoche tampoco pude por culpa de una tarada. Después de tirarme toda la tarde de ayer echando hasta la primera papilla, me encontraba excesivamente débil, pero no puedo con mi alto nivel de responsabilidad, así que cuando estuve algo mejor, me puse a hacer lo que tenía pendiente. Acabé pasadas las 12 de la noche y subí a la habitación para dormir. Me tomé el calmante para el dolor y hala. Pero justo antes de meterme en la cama escuché que una de mis compañeras de habitación gritaba. La otra compañera y yo fuimos corriendo hasta donde estaba ella porque pensábamos que le había pasado algo. Resulta que parte del grupo de los chicos habían cogido un desodorante y un mechero y pasaron el fuego por debajo de la puerta. Yo me metí en la cama y al rato empezaron a llamar a la puerta. Les dije a mis compañeras que no abriesen, que seguro que había algo. Al rato vino una de las chicas que sólo y exclusivamente se junta con los tíos para que le den porros, a tocar también a la puerta y a pedir que abriésemos. Cuando no escucharon ningún ruido más, mis dos compañeras abrieron la puerta. El resultado fue que ellas acabaron empapadas y parte de la habitación encharcada. Habían cogido un cubo de la basura (son bastante grandes) y lo habían llenado hasta arriba de agua.

Mis compis, indignadísimas ellas, quisieron devolverle la jugada a la chica, pues se habían fiado de ella. Así que cogieron el cubo y pasaron agua por debajo de la puerta de su habitación. Yo de todo esto no me enteré porque además del calmante me puse los tapones. Pero a las 3 am me desperté porque empecé a escuchar gritos. Resulta que la chica que estaba con los chicos había entrado en estado de histeria al ver que en su habitación había un charco, así que se dedicó a aporrear la puerta y a soltar amenazas. Arrastrándome me levanté de la cama e iba directa a abrirle la puerta y darle una hostia que primero le quitara todos los efectos de los porros y de todo lo demás que llevaba en el cuerpo y segundo mandarla directamente a casa, sin necesidad de que se gastara la pasta en un billete de avión. Pero una de mis compañeras me frenó diciéndome que estaba demasiado débil y la otra demasiado loca e imagino que el vigilante subió porque de repente echó a correr, así que no salí. El problema es que me he tirado toda la noche sin dormir porque además, una de mis compañeras puso una manta y una almohada bajo la puerta por si le daba por volver a tirar agua. Yo le dije que lo quitara, que como le diera por el fuego saldríamos a la parrilla, pero nada, no hubo forma de convencerla y no ha quedado más remedio que estar pendiente de la puerta. El resultado de todo esto es que llevo más de 48h habiendo dormido menos de 3h y mi cuerpo está pidiéndome a gritos que le dé al stop o cuanto menos al pause.


Vamos con la sección de preguntas:

1. ¿Por qué hay profesores que se creen que saben más que nadie si lo único que hacen es leer Power Points?

2. ¿Por qué en Barcelona se pelan de frío y en Girona hace más bien calor?

3. ¿No debería ser al revés?

Hala, me vuelvo para clase.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Aún existe el periodismo de calidad

Anoche en televisión, se dio una lección de periodismo de la mano de Jordi Évole, más conocido como “El Follonero”. En su programa de cada domingo por la noche, “Salvados”, esta vez media hora más tarde del horario habitual, realizó un reportaje de diez sobre el fin de ETA. Aparcó su tono irónico, sarcástico y humorístico habitual para, por primera vez, hacer un programa completamente en serio. Días antes de la emisión del programa, fue contando sus miedos y preocupaciones vía Twitter; sabía que tenía una bomba informativa. Para mí, la mejor parte del programa fue la entrevista al líder del PSE, Jesús Eguiguren. Fue una de esas entrevistas legendarias, de las que hace falta volver a verlas y analizarlas con calma. El plato fuerte de la entrevista llegó cuando Eguiguren predijo, de forma muy segura, que ETA anunciaría su fin durante la Navidad. Ojalá este “pronóstico” se cumpla. Sólo añadir un chapó enorme para Jordi Évole y su equipo.

Os pongo la web del programa para que podáis verlo. De verdad que no tiene desperdicio.

http://www.salvados.lasexta.com/inicio

Pregunta 1: ¿Por qué llevan dos semanas sin echar “House” en la Fox?
Pregunta 2: ¿Habrá esta semana?
Pregunta 3: ¿Alguien ha leído "La velocidad de la luz" de Javier Cercas?
Pregunta 4: Si es así, ¿qué os pareció? Es que me lo han mandado leer en la Facultad.

Por cierto, la revista que fue censurada por criticar lo que iba a costar la visita de Ratzinger Z, consiguió ver la luz gracias a que pudieron imprimirla en Zaragoza.

http://www.publico.es/espana/345609/habemus-retranca

sábado, 6 de noviembre de 2010

Yo no te espero

Ya sí que no hay vuelta atrás, El Papa ya está aquí. Ha venido a España después de que el Estado soltara unos cuantos millones de euros, porque en tiempos de crisis nos sobra tanto la pasta que le regalamos viajes a este hombre. Y yo que pensaba que vivía en un Estado laico… ¡Pero qué inocente soy! También pensaba que vivíamos en un lugar democrático, pero resulta que se censuran revistas de humor; una hace unos años, “El Jueves”, por sacar en portada un dibujo de los príncipes y ahora, a una revista gallega de la misma índole, por criticar lo que vamos a pagar TODOS por la visita de éste. Además, en Facebook se retira un grupo en el que se proponía a la gente que se besara con quien quisiera por un tramo del recorrido que hará Ratziger Z mañana por Barcelona. Y yo que pensaba que besarse era bueno… Quizás me censuren el blog por decir todo esto, cosa que no me extrañaría visto lo visto.

Y ahora es cuando yo me pregunto si le van a pagar un viaje a algún representante del islam, del judaísmo, del budismo, etc. Deberían tener el mismo derecho que los católicos, ¿no? ¿O es que para unas religiones somos un Estado laico y para otras no? Si este ser se pagara sus viajes o la gente que va a la iglesia donara dinero para que viniera, no me parecería mal, cada uno es libre de hacer lo que le dé la gana. Lo que me jode es que todo el mundo lo tenga que pagar, incluso los que no estamos de acuerdo con su visita, y que la gente de Santiago hoy y los barceloneses mañana, no podamos pasear libremente por nuestras calles y hacer una vida normal, como cada día.




Vamos a ponerle un poquito de humor

viernes, 5 de noviembre de 2010

Juegaterapia

Hace unas semanas vi una entrada en el blog de Nebu (nebulina.blogspot.com) que me encantó. Informaba sobre una organización sin ánimo de lucro que recoge videoconsolas y juegos para los niños con cáncer que están en proceso de quimio y radioterapia y así hacer más amena la estancia en el hospital. Ayer saqué la consola que me regalaron cuando hice la comunión. Creo que se pueden contar con los dedos las veces que la he utilizado; la novedad del momento y poco más. El problema es que llevaba tantísimo tiempo guardada en el armario que ya no funciona y me he quedado con las ganas de poder colaborar. Así que por favor, haced que esto se mueva y que llegue al máximo de personas posibles ya que son muchos, como yo, los que tienen este tipo de juegos guardados y sin utilizar.

Puntos de recogida:
http://juegaterapia.wordpress.com/dona_tu_consola/

Más información en:
http://juegaterapia.wordpress.com/
http://twitter.com/#!/juegaterapia
http://www.facebook.com/pages/juegaterapiaorg/340133859063

lunes, 1 de noviembre de 2010

¡Que llega el fin del mundo!

Esta entrada podría tener varios títulos posibles como por ejemplo “hay días en los que no deberías levantarte de la cama” o “¡viva Renfe!”, en tono irónico, claro. Y es que cuando algo tiene que salir mal sale y punto, no hay más. Cuando el día empieza torcido, acaba peor y punto. Yo ahora mismo debería estar ya en Girona, pero estoy escribiendo desde casa; y es que parece que tener un día de descanso provoca que la gente enloquezca hasta unos límites insospechados.

El tren hacia Girona salía a las 17:46 y yo he salido de casa a las 16:30, vamos con tiempo más que suficiente teniendo en cuenta que del Prat a Sants en tren tan sólo se tarda diez minutos. He llegado a la estación pratense a eso de las 16.40 y ha sido meter el ticket y escuchar el pitido del tren que anuncia que las puertas van a cerrar. Por mucho que he corrido por las escaleras mecánicas con la maleta en la mano, no me ha dado tiempo. Miro el horario y pone que a las 17.05 pasaría el siguiente. Me siento en el andén a esperar y mientras tanto voy escuchando música. Llegan las 17.05, ni rastro del tren. A las 17.15 le pregunto al de seguridad y me dice que él no sabe nada, que es nuevo. Una chica me comenta que es raro porque a y cinco y a cuarto pasan siempre. A las 17.25 llega por fin el tren donde no cabe ni un alfiler. Como si fuéramos figuras del Tetrix nos metemos. 17.35, llegamos a Sants. Cojo mi maleta y me voy para las escaleras mecánicas. Genial, no funcionan. Toca coger la maleta a peso y subir para arriba a duras penas, ya que había una avalancha de gente increíble. Por fin consigo llegar arriba. Meto el ticket y el torno me dice que está averiado y todos los demás siguen el ejemplo del mío. Una masa humana se dirige a los de seguridad para poder salir, mi maleta y yo incluidas. Los de seguridad nos dicen que hagamos dos filas y que les vayamos enseñando los tickets, justo ahí he visto pasar mi vida en diapositivas, creía que iba a morir aplastada. Consigo salir y al mirar el reloj me doy cuenta de que quedan menos de cinco minutos para que salga el tren con dirección a Girona. Corro hasta las ventanillas y descubro que ahí sí que está desatada la locura. Con tal cantidad de gente, tan sólo dos ventanillas abiertas. Llamo a casa y le cuento a mi madre, me dice que me vuelva y que me vaya mañana por la mañana.

Tras colgar a mi madre, empieza la segunda parte de la odisea. Miro en las pantallas que en dos minutos salía el tren con destino al aeropuerto. Otra vez a correr por unas escaleras mecánicas (éstas sí funcionaban). Al llegar al andén, he notado como mis ojos se abrían como platos. Estaba repleto, apenas cabía alguien más. Llega el tren y la gente que quería subir no deja bajar a los que deseaban apearse. Tras insultos, empujones y manotazos, finalmente hemos cabido todos, otra vez como si fuéramos figuras del Tetrix. Llega el momento de bajarme en la estación del Prat, y pido por favor que me dejaran pasar hasta la puerta. La gente muy amablemente se apartaba como podía para dejarme paso. Pero antes de bajar, empiezo a escuchar mucho jaleo tras de mí. Resulta que un señor muy bien vestido con su traje, su corbata y su maletín, en vez de pedir por favor que le dejaran pasar, optó por la opción de dar “maletinazos” por doquier. Al fin el tren se para y pongo los pies, otra vez, en el andén pratense. Cuando llego a casa, a eso de las 18.20, mi madre me abre la puerta con un “simpático” “¿qué? ¿Otra vez aquí?” Le contesto que sí mientras pienso “menos gracia me hace a ti que a mí”. Así que mañana me toca levantarme a las 5.30 am para poder ir a clase. Y ahora mismo me acabo de acordar que por la tarde tengo cita con el doctor raruno que da miedo, ay.